Desde la explosión de la burbuja inmobiliaria las entidades municipales han intentado dar más protagonismo a las rehabilitaciones en lugar de la nueva edificación. Este hecho ayuda a restaurar los cascos antiguos de los municipios y revitalizar la vida en estas zonas donde las viviendas habían quedado obsoletas en servicios e, incluso, estructuralmente.

Desde los departamentos técnicos se intenta mantener la misma estética para reservar un sistema constructivo histórico y nosotros tenemos los productos perfectos para conseguirlo con una ejecución más rápida.

Antiguamente el sistema más utilizado para hacer los techos era la bóveda catalana. Si queremos mantener el mismo acabado final pero ahorrarnos horas de mano de obra y sistemas constructivos complicados ofrecemos una solución: el Revoltón Artesanal. Es la bóveda catalana prefabricada en piezas de 60×60 cm o 70×60 cm y dos colores (amarillo o rojo). Elaborado con ladrillo 100% manual y rejuntado con cemento rápido natural de la marca Marfil.