Llevamos más de 15 años dedicándonos exclusivamente a fabricar techos rústicos. La gran ventaja que ofrecemos en estos techos rústicos es que no necesitan mantenimiento. Nuestras vigas son de hormigón imitación madera y las combinamos con piezas cerámicas de diferentes acabados según la arcilla que se utilice. Disponemos de muchos modelos y distintos acabados de vigas imitación madera y de cerámica decorativa. E intentamos adaptarnos lo máximo posible para conseguir la satisfacción del cliente final.

Uno de los techos rústicos que ofrecemos es la viga pretensada T-18 pintada en imitación madera y el Revoltón Mallorquín. La viga la podemos pintar en dos colores: Nogal (oscuro) o Norte (claro). El Revoltón Mallorquín tiene un acabado flameado y todas las piezas vienen de tonalidades diferentes. Es importante que el constructor de la obra coloque el Revoltón Mallorquín mezclando las piezas para conseguir un techo rústico destonificado.