Hace casi 15 años que incorporamos el Revoltón cerámico curvo Mallorquín a nuestra cartera de productos.

Y durante todo este tiempo, ha sido de los productos que más interés ha despertado en todos los perfiles de nuestro sector: arquitectos, almacenes, constructores, promotores, etc. Este interés generalizado se debe, en primer lugar, por la peculiaridad de construir un techo cerámico curvado. Y en segundo lugar, por la fácil combinación del revoltón mallorquín con cualquier tipo de viga: viga de hormigón, viga de madera, viga de hierro o viga de hormigón imitación madera.
El revoltón es una pieza cerámica curva. Todo el proceso de fabricación a partir de la extrusión del barro es manual. Tanto la colocación de las piezas para su secado como la puesta y la extracción en el horno se prepara manualmente. El revoltón cerámico Mallorquín elabora con unas tierras singulares, molienda hasta obtener una textura finísima. La cocción con biomasa de estas tierras le da a la pieza una tonalidad única que hace que todas sean diferentes y que combinadas en un techo aporten una gran calidez a la vivienda. Ofrecemos tres tamaños de revoltón cerámico mallorquín: 50x23x6 cm, 60x23x9 cm y 70x23x12 cm. De esta manera podemos adaptarnos a la separación de vigas que marque el proyecto de la obra.